Archivo

Archive for the ‘banca’ Category

Harto de: economistas (o sucedáneos)

3 junio, 2010 2 comentarios

Pero harto, harto… Y no puedo creerme que sea el único… ¿nadie más está cansado de todas esas lecciones impartidas por tipos supuestamente sesudos que pretender saber cómo sacarnos de la crisis, pero que dicen todos exactamente lo mismo?

Sí, supongo que no seré el único. Estoy harto de asistir a conversaciones sobre tal o cual dato macroeconómico, sus pros y contras, su forma de aplicarse… que si el control del déficit, que si el gasto público, que si los mercados, que si la inflacción.

Pero lo que ocurre de verdad es que no tienen ni idea de lo que están diciendo; estamos en la crisis que estamos porque tipos como esos, o bien no han sabido predecirla o, lo que es peor, no han querido evitarla. ¿Dónde estaban todos ustedes hace tres años? ¿Por qué no hablaban entonces de la debilidad de la economía nacional, de la burbuja inmobiliaria, o de los “activos tóxicos”? ¿Por qué no se criticaba entonces la actitud de esas oscuras entidades económicas, hoy denostadas, que son las agencias de rating? ¿Por qué no se creó entonces un fondo de reserva para casos como estos?

Por otro lado, ¿nadie más tiene la impresión de que siempre parecen estar todos de acuerdo entre si?. Supongo que existirá algún tipo de debate interno entre economistas, pero yo no lo veo, más allá de pequeñas diferencias sobre teorías puntuales. Como no soy economista (afortunadamente) lo mismo no les consigo entender… igual es que sus debates son tan sesudos y tan profundos que ni se ven… pero, para el gran público, todos están siempre de acuerdo; todos dan el mismo mensaje, la misma receta en todas las tertulias a las que les invitan. Supongo que es lo que ocurre cuando en el mundo hay una doctrina única para algo (¿os imagináis un mundo con una sola religión? ¿con un solo país? ¿con una sola raza?).

Echo de menos alternativas serias que se salgan de lo establecido y aceptado, planteando otros modelos económicos a largo plazo, para que los gobiernos tengan opciones diferentes que nos eviten parecer a todos borregos. Porque cuando alguien se sale ligeramente del guión, rápidamente tiene que corregir su política para evitar “asustar a los mercados”. Yo creo que habría que asustarles… y bien en serio. A ver si echamos a tanto financiero avaricioso, a tanto especulador, a tanto manipulador.

Porque como estemos esperando que los economistas (o sucedáneos) nos den la solución, vamos mal…

votar

Anuncios

¿Por qué no sacamos el dinero del banco?

17 mayo, 2010 31 comentarios

¿Por qué nos da miedo? ¿Qué nos aportan los bancos a los pequeños ahorradores? Pensémoslo…

Creo que todos tenemos cada vez más claro que quienes no hemos hecho nada para provocar esta crisis en la que estamos somos quienes vamos a acabar pagando sus consecuencias; y, mientras tanto, unos pocos banqueros o financieros o especuladores están sacando un provecho brutal de todo este sinsentido. Y todo ello ante la inacción de la clase política.

Si nos vamos a la teoría, ésta dice que la misión de la banca es guardar nuestro dinero, en primer lugar, y reinvertirlo para que se mueva y genere crecimiento económico, después. Pues vaya… resulta que, como guardianes, no parecen haber sido muy eficaces ¿no? Al menos, no creo que, quienes han perdido sus ahorros porque han quebrado los fondos de inversión en los que su banco les recomendó invertir, piensen que lo han sido…

Por lo que respecta a la tarea de mover el dinero, tampoco parece que lo estén haciendo muy bien… Sobre todo desde que han decidido cortar el crédito a las familias y a las pequeñas empresas, para asegurarse sus propios beneficios. Claro que, como no han cumplido la tarea de “guardar nuestro dinero“, sino que lo han perdido, tampoco pueden cumplir la segunda parte (“mover nuestro dinero“), porque no tienen dinero que mover… la pescadilla (o, mejor, serpiente) que se muerde la cola.

Por último, con la caída de tipos de interés y el consiguiente incremento de las comisiones para mantener ingresos, resulta que tampoco obtenemos prácticamente ningún beneficio directo prestándoles el dinero.

¿Por qué seguimos con el dinero guardado en el banco, entonces?

Vista la situación del país (y más allá), donde los pequeños ahorradores y empresarios estamos pagando el precio de la especulación de los grandes grupos financieros, donde todas las grandes palabras de “refundación del capitalismo” se han quedado ya obsoletas y olvidadas, donde cualquier tipo de medida de control o penalización a la banca no puede ni siquiera plantearse, y donde el verdadero poder es cada vez menos político y más financiero, creo que tenemos que plantear alguna medida para volver a una situación más democrática. Por si a alguien se le ha olvidado, democracia significa que el poder radica en el pueblo… un concepto que va más allá de tener elecciones cada cuatro años.

En los siglos anteriores existieron revoluciones sangrientas por situaciones parecidas a la que nos dirigimos. Espero que no haya revoluciones sangrientas nunca más, en ningún sitio; creo que debemos sustituirlas (porque habrá que hacerlas) por revoluciones económicas, financieras.

Una medida que me parece efectiva sería que los pequeños ahorradores retiráramos el dinero de los bancos. De esa forma conseguiríamos meterles en un aprieto, ya que con toda seguridad no tendrán liquidez suficiente como para atender esa demanda (a la que tenemos derecho, sin duda), con lo que se tendrían que declarar en quiebra. No me cabe duda de que, incialmente, sería una situación traumática… algunos bancos tendrían que cerrar, habría gente que perdería su trabajo, incluso puede que se suicidara algún banquero (no creo…). Pero conseguiríamos que se nos escuchara para, por ejemplo, conseguir definir medidas de control que aseguren los ahorros o limitaciones en los movimientos especulativos llevados a cabo por los bancos con un dinero que no es suyo.

Lo bueno de esta acción es que es perfectamente reversible. En el momento en que la situación se reorientara en la dirección deseada, podríamos volver a dejar el dinero de nuevo “en lugar seguro”. Mientras tanto, podemos moverlo nosotros mismos, por ejemplo, incrementando el gasto particular, consiguiendo así reactivar la economía “de abajo a arriba”, ya que “de arriba a abajo” no lo parecen estar consiguiendo. Otra opción sería invertirlo directamente en deuda pública, al menos temporalmente; no parece que el Estado, hoy por hoy, sea un sitio “menos confiable” que un banco para guardar nuestro dinero (que, seguramente, lo invertirá de la misma forma, pero llevándose una “pequeña” comisión).

Creo que las economías actuales no pueden vivir sin banca; su labor es fundamental mientras decidamos seguir viviendo en un sistema como el que tenemos. Pero no podemos seguir permitiendo que dirijan un país, utilizando para ello un dinero que, para más inri, ni siquiera es suyo, sino nuestro… ahí radica la principal contradicción de todo esto: están utilizando nuestro propio dinero en contra nuestra. Quitémoselo y les quitaremos todo el poder.

votar