Archivo

Archive for the ‘pensamientos’ Category

¿Realmente importa dónde has nacido?

4 agosto, 2010 Deja un comentario

La pregunta es razonablemente absurda porque la respuesta es razonablemente evidente: sí, claro. Reza el dicho popular que uno no es de donde nace, sino de donde se hace, demostrando que nuestros antiguos tenían un punto más de sabiduría y de sensibilidad ante ciertas cosas, que nosotros estamos perdiendo.

Obviamente, sí es importante dónde se nace, claro que lo es. No es lo mismo nacer en Suecia, por ejemplo, donde el nivel de vida es uno determinado, frente a hacerlo en Nigeria (empezando por la probabilidad de llegar al segundo año de vida). Tampoco es lo mismo nacer en el barrio de Salamanca de Madrid, o hacerlo en La Rosilla (paradigma nacional de poblado chabolista). Claro que no es lo mismo.

Pero es bien distinto reconocer el hecho de que el lugar de nacimiento condiciona tu vida, tus posibilidades de desarrollo, a llegar al absurdo de juzgar a una persona sólo (o prioritariamente) por su lugar de nacimiento; una cosa es que condicione lo que tienes, y otra lo que eres. Y me gustaría retomar en este punto la respuesta a algunos comentarios que he recibido al post sobre el estatut, que, aunque no comparto, reconozco que responden al sentir de un cierto número de personas de este país (espero y creo que minoritario), no sólo catalanes, sino de cualquier autonomía.

Algunas de estas personas parecen considerar que es mejor lo próximo, aunque malo, que lo lejano (¿malo conocido frente a bueno por conocer?), y prefieren que, por ejemplo, un juez o un maestro hayan nacido en un determinado ámbito geográfico, a que sean buenos profesionales, lo que, en mi opinión debería ser prioritario. Si yo estuviera enfermo y fuera a un hospital, esperaría que me atendiera el mejor médico del mundo, independientemente de dónde se halle el hospital y dónde haya nacido el médico; lo mismo aplica al juez que tuviera que resolverme algún problema, a los maestros de mis hijos, a mi jefe o al piloto de un avión… Y también aplica a los políticos: me gustaría que fueran los mejores administradores del mundo (en mi opinión un político no debería ser más que un mero administrador de los bienes públicos).

Hay una frase en uno de esos comentarios que dice algo como esto:

“… unos políticos mediocres a quienes los catalanes tenemos el derecho y el deber de vituperar y vilipendiar lo que nos plazca, pero son nuestros cabrones mediocres y los de nadie más, no creo que eso le de pie a nadie de fuera para atacarles…”

No sé qué opinaréis al respecto, pero a mi me parece que esa frase denota una ignorancia y radicalidad supinas (es curioso cómo ambos conceptos suelen ir unidos). ¿Por qué conformarse con la mediocridad? ¿Sólo porque han nacido cerca de casa ya deben ser la mejor opción? ¿Pensamos que así defenderán mejor nuestros intereses? ¿Acaso su lugar de nacimiento debe protegerles aunque sean incompetentes?

Sorprende también la contradicción latente muchas veces en personas que piensan así, digamos en “modo localista”, pero que luego se rasgan las vestiduras cuando aparecen brotes xenófobos o racistas. Ellos están favoreciendo estas situaciones al defender estas acciones proteccionistas con sus vecinos incompetentes, o al primar a sus vecinos en situaciones de competencia… se consideran muy “progresistas” y se les llena la boca llamando “fachillas” a los que pensamos que lo mejor no depende de dónde se haya nacido o del idioma que se hable. No; están equivocados; los progresistas somos los que defendemos la tolerancia y la flexibilidad… los fachillas son ellos.

Sinceramente creo que no hay mucha gente que opine así. No hay mucha gente que se considere a si mismos  mejor que el resto simplemente por haber nacido en un lugar determinado. No hay mucha gente que prefiera un mal médico sólo porque haya nacido en la calle de al lado. No hay mucha gente que vote a un político u otro por su lugar de procedencia. Y quien sí lo haga, debería reflexionar y pensar que estarán cada vez más solos… porque este mundo cada día está más y más globalizado, más interconectado y más mezclado; la justicia, la educación, las comunicaciones, son conceptos universales.

El respeto y el reconocimiento a los demás debería basarse en sus méritos, en sus capacidades y no en su lugar de nacimiento, su color de piel, su religión o su idioma. Ver lo que nos une debería ser más fácil que encontrar las diferencias. Entendernos debería ser prioritario.

Si te ha gustado el post, puedes votarlo aquí:

votar

Facebook Twitter Meneame iGoogle My Yahoo My Live

Relacionado:
¿Y a quién demonios le importa el estatut?

¿Desglobalización? 
¡¡Vengan velos!1 ¡¡Más madera!!
Sobre velos, respeto, libertad y enseñanza

Anuncios

Intercambio y préstamo en 2022

18 junio, 2010 1 comentario

18 de junio de 2022. Dos hermanas detenidas por prestarse un pantalón.

Dos hermanas de 15 y 17 años respectivamente, que responden a las siglas de A.L.R. y M.L.R. han sido detenidas y puestas a disposición judicial por haberse intercambiado un bien privado sin haber solicitado el permiso municipal, ni haber abonado la correspondiente Tasa de Intercambio. Ambas presuntas delincuentes se enfrentan a una pena que podría oscilar entre los 5 y los 10 años de prisión, ya que se trata de reincidentes (hace tres años ya habían sido detenidas por intercambiarse un kleenex), más una multa de 10 veces el precio en el mercado del bien intercambiado.

Parece que en los últimos días estamos asistiendo a un incremento de este tipo de delitos contra la propiedad intelectual provocados, al parecer, por la reciente ruptura del nuevo Sistema de Protección Genético (o GRM por sus siglas en inglés, sustituto del antiguo DRM). Recordemos que la Sociedad General de Generadores de Ingresos (heredera de la antigua SGAE), presidida por Amancio Ortega, dueño de uno de los baluartes de la creación mundial, Zara, invirtió la nada despreciable suma de 3 billones de Ameuros en el desarrollo de dicho sistema, estrenado hace apenas un mes en todo el mundo. Este sistema se basa en la grabación del código genético del comprador en el bien adquirido, de manera que en cualquier momento uno de los Inspectores de Préstamos Ilícitos puede comprobar si quien está utilizando el artículo es su legítimo propietario.

Algunos de los otros casos recientes de infracciones reflejadas en este medio y con condena firme en el Tribunal Superior de Actos Anticreadores que podemos citar son los siguientes:

  • Un jubilado de 75 años fue condenado a 6 meses de cárcel por prestarle a su nieto la boina en un parque. La condena tuvo el agravante de difusión, ya que el acto ilícito se realizó en un lugar público, por lo que el juez entendió que se estaba haciendo Apología del Intercambio Gratuito. Y eso sí que no…
  • Tres niños de 8 años fueron condenados a trabajos forzados durante 3 meses por intercambiar cromos en el patio del colegio. Su profesora también fue condenada, por haber comentado a las fuerzas de la autoridad “¿pero qué coño decís?”.
  • Una pareja de jóvenes fue condenada a pagar una multa de 6.000€ por intercambiar flujos corporales. Eso sí, los agentes tuvieron la gentileza de esperar a que terminaran.

El actual Ministro de Propiedades Varias, Ramón Martínez (sí, ese Ramón), ha declarado recientemente que “evitar el pago de la Tasa de Intercambio (que recordemos se corresponde con el 50% del precio de mercado del producto abonable por día de intercambio) es un acto de sumo incivismo e insolidaridad, al privar a los creadores de los pingües beneficios derivados de sus creaciones. Si seguimos así tendrían que terminar trabajando para ganarse la vida, como los demás”. Ante la reciente corriente popular surgida bajo el eslógan: “¿pero cuántas veces queréis que paguemos por lo mismo?“, don Ramón ha asegurado que debe pagarse “las veces que haga falta para asegurar la supervivencia de nuestros creadores, al precio que sea y por malos que sean”.

(Este post está inspirado en la serie de artículos llamados 2020 y en particular en SGAE 2020 de un excelente blog que acabo de descubrir llamado Mi mesa cojea. Soy consciente de que no he llegado ni de lejos al nivel de ese blog, por lo que espero que su autor no se enfade demasiado si algún día llega a leer esto).

Si te ha gustado el post, puedes votarlo aquí:

votar

Facebook Twitter Meneame iGoogle My Yahoo My Live

Relacionado:
¿Siguen los libros el camino de la música?

Categorías:cultura, pensamientos, sociedad

¿Por qué escribimos blogs?

16 junio, 2010 3 comentarios

Como sabréis quienes leáis mi blog, hace relativamente poco tiempo que me he introducido en este mundillo de la blogosfera. Como preparación previa, mientras me decidía a escribir, me pareció adecuado leer varios blogs, de distintas temáticas, y especialmente traté de encontrar consejos aportados por blogueros expertos hacia principiantes; y la verdad es que encontré varios (algunos más interesantes que otros, es verdad).

Pero he de decir que casi no encontré ningún post en el que un bloguero contara por qué emplea parte de su tiempo en compartir con los demás sus ideas, pensamientos, conocimientos. Así que, como realmente siento curiosidad sobre este tema, he decidido suponer…

Y, por suponer, supongo que algunos de ellos se dedican profesionalmente a escribir. Imagino que ésta es una salida razonable para “profesionales de la palabra” como escritores, periodistas, críticos… predicadores… Entiendo que estas personas pretenden vivir de los ingresos directos que les generen sus blogs (por publicidad o por escribir cobrando en blogs más o menos profesionales).

Supongo que habrá también quien utilice su blog como un escaparate para darse a conocer y complementar su perfil profesional, aunque esto no les genere ingresos directos. Éste podría ser el caso de periodistas jóvenes (y, tal vez, en paro), profesores, historiadores, tecnólogos, etc.

Pero seguro que muchos blogueros (seguramente la mayoría aunque seguramente no los más leídos) sólo aspiran a tener un lugar donde plasmar sus ideas, pensamientos, críticas… y compartirlas con el resto del mundo, sin una ambición clara de que ésto les suponga algún tipo de beneficio económico, al menos a corto plazo. Yo soy de estos últimos… Y no por ello deja de parecerme un ejercicio un tanto exhibicionista y, tal vez, incluso ególatra, el pensar que al resto del mundo pueda interesarle un comino la opinión de ciudadanos más o menos anónimos, sin una especial habilidad para la escritura, y con opiniones la mayoría de las veces poco fundamentadas…

Pero estoy equivocado… porque sí que hay un montón de gente “ahí afuera” interesada en lo que opinan los demás, por anónimos que seamos… y eso a pesar de que nuestro amigo Steve Jobs, en una de sus últimas (y escasas) entrevistas haya dicho algo así como que “no quiere un mundo de blogueros”, aludiendo a la importancia de la prensa “con criterio editorial” (como si yo no tuviera mi propio criterio editorial, tan respetable como el de Rupert Murdoch).

Personalmente estaría encantado de que algún día alguien me pagara por escribir y poder dejar mi “curro” que cada día me gusta menos (desde luego, bastante menos que escribir). Como intento ser realista, soy consciente de que esto raramente ocurrirá nunca (sinceramente creo que hago mejor mi “curro” que escribir, aunque me guste menos). Pero, mientras tanto, “mato el gusanillo” dejando mis opiniones, ideas y reflexiones en este blog que, por otro lado, cuenta con una cierta audiencia (no muy amplia, todo hay que decirlo, pero sí de calidad), lo que ya es más de lo que esperaba cuando comencé a escribirlo.

Así que ya sabes, amigo bloguero (o aspirante): si estás buscando saber por qué escribir un blog, yo puedo darte una idea: porque tienes algo que decir y te apetece decirlo.

votar

Facebook Twitter Meneame iGoogle My Yahoo My Live

El comienzo

24 abril, 2010 1 comentario

Hola.
Hace tiempo que busco un motivo, una excusa, para ponerme a escribir. Al final, resulta que la excusa, el motivo, es la falta de ellos. He decidido escribir de lo que veo, de lo que pienso, de lo que opino.
Y con esa idea comienzo un blog, donde, de vez en cuando, iré escribiendo sobre cosas que ocurrirán, a veces cerca de mi, y otras lejos; a veces me afectarán, y otras, no; a veces tendré opinión, y otras, simplemente, pensaré en ¿voz alta? sobre algo.
Comencemos…

Categorías:pensamientos